iguálate-consultoría

«Aceptar las diferencias debe enriquecernos»

El proyecto Iguálate es un servicio que ofrece la Fundación Luz Casanova, desde su área de Consultoría, para acompañar -de forma gratuita- a pequeñas empresas del Tercer Sector para que puedan elaborar un Plan de Igualdad. El objetivo de esta iniciativa, financiada por la Comunidad de Madrid y que cumple ya su segunda edición, es avanzar en la igualdad de hecho y concienciar de la importancia de generar una cultura de igualdad y no discriminación en el tejido empresarial de la Comunidad de Madrid.

Afaemo, Asociación de Familiares y Amigos de personas con Enfermedad Mental de Moratalaz, ha sido una de las entidades que ha querido ser pionera y adelantarse a lo exigido por la ley. En esta entrevista Patricia Roselló Martín y Lucía Ciudad Real Marlasca, psicólogas de la entidad, nos cuentan su experiencia y los motivos por los que se sumaron a este programa.

¿Por qué una Asociación como la vuestra se interesa en un tema como la igualdad, cuando además no es obligatorio?

Aunque la Asociación no tiene la obligación de elaborar un Plan de igualdad, ya que no cuenta con el número de personas en plantilla fijado en la Ley 3/2007, Afaemo ha puesto de manifiesto su claro compromiso ante la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres mediante la elaboración de su primer Plan de Igualdad, con la asistencia técnica de la Fundación Luz Casanova y su proyecto Iguálate. El objetivo que hemos perseguido con él ha sido integrar y garantizar en nuestra asociación la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, aplicándola en
todos sus ámbitos e incorporándola en su modelo de gestión, recogiendo -entre sus objetivos específicos- impulsar la conciliación en la entidad con la puesta en marcha de nuevas medidas que velen por una igualdad de condiciones entre las personas que la integran.
La Ley para la Igualdad Efectiva entre mujeres y hombres define estos planes como un conjunto ordenado de medidas, adoptadas después de realizar un diagnóstico de situación, tendentes a alcanzar la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres y a eliminar la discriminación por razón de sexo. Conocer esto nos ha servido como herramienta para tratar de construir un tejido empresarial, laboral y económico que incorpora la perspectiva de género con el fin de llegar a una verdadera igualdad entre hombres y mujeres en nuestra asociación contribuyendo así a la construcción de sociedades más justas y consecuentes con los derechos humanos y la igualdad de todas las personas.

Creemos de vital importancia poner especial atención en garantizar el cumplimiento de estas medidas, aunque sea desde entidades pequeñas como la nuestra.

En Afaemo apostamos por tener un plan de igualdad implantado en la entidad, donde entre diferentes objetivos se garantice la formación y un conocimiento sobre igualdad en nuestro funcionamiento interno, para conseguir la igualdad de oportunidades y el equilibrio de la vida profesional y personal. Abogamos por la implantación de medidas que garanticen la igualdad de género, la diversidad y la no discriminación, viéndolo como algo necesario y obligatorio (aunque legalmente no se nos exija).

¿Cuáles han sido las grandes lecciones aprendidas tras vuestro paso por Iguálate I?

Nos hemos hecho conscientes del desconocimiento y la falta de formación en material de género que existe en entidades pequeñas como la nuestra. Entender esa discriminación es revelador para poder cambiar la sociedad y crear espacios más justos e igualitarios que pongan fin a las desigualdades que por motivo de género siguen existiendo hoy. Con el programa hemos sido conscientes de la necesidad que existe y del papel responsable que debemos tener todas las organizaciones, aun siendo entidades pequeñas como la nuestra, en asuntos como:

-Contribuir a alcanzar la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, generando sociedades más equitativas y sostenibles.

-Fomentar la innovación, la creatividad y la incorporación de nuevas perspectivas y dinámicas de trabajo.

-Generar una mejora en el clima laboral y unas condiciones de trabajo que motivan y aumentan el rendimiento y la implicación con la empresa por parte de las personas trabajadoras.

-Mejorar la imagen corporativa. Pasa a ser una empresa con Responsabilidad Social Corporativa (RSC).

¿Ha sido difícil seguir la formación?

En ningún momento. Gracias a Julia Tabernero, la profesional que ha estado al frente del programa, se nos ha facilitado durante todo el proceso el paso a paso a ir dando a medida que íbamos avanzando ajustándose en todo momento a nuestra medida y necesidades.
Hemos recibido ayuda siempre que la hemos necesitado, estando en todo momento disponible a resolver cualquier duda o problema que se nos pudiera dar.

¿Son difíciles los próximos pasos a acometer?

No. Creemos que el plan recoge muy bien y de forma muy clara y trabajada los pasos que debemos ir dando para asegurar el cumplimiento de los indicadores y medidas implantadas para los próximos cuatro años.
Con miras a poder renovar tras este periodo de vigencia nuestro plan con el fin de seguir manteniendo activa la implantación continuada del plan de igualdad.

¿Qué aporta la diversidad a una entidad?

El mundo es diverso, por lo que debemos prestar atención a todas las diversidades existentes y a la interseccionalidad de todas ellas con el fin de poder crear una sociedad lo más justa, igualitaria e inclusiva posible.

Creemos fundamental la flexibilidad y el respeto. Al aceptar que existen diferencias se genera un respeto por parte de las personas integrantes de la entidad hacia la aceptación de esas diferencias como algo positivo, que puede utilizarse para nutrirnos y enriquecernos entre las personas, garantizando dar las mismas oportunidades a todas las personas, más allá de sus diferencias. De esta forma conseguiremos crear una estructura interna consistente y unida.

La existencia de múltiples puntos de vista mejora la toma de decisiones ya que nos permite, por ejemplo, generar más y mejores alternativas en la fase de generación de ideas a implantar para el óptimo funcionamiento de la entidad. Este ambiente de respeto e igualdad facilita que se cree un buen clima laboral, beneficiando a la propia entidad.

Trabajáis con personas con problemas de salud mental. ¿Qué podemos aprender de instituciones como la vuestra?

Como espacio donde encontrar el apoyo y acompañamiento en el proceso de recuperación que conlleva sufrir un problema de salud mental ajustándolo a las individualidades de cada persona, destacaríamos la importancia que tiene la necesidad de respeto e inclusión social entendiendo el mundo como algo diverso donde todas las personas tenemos nuestro lugar de pleno derecho.