Escuchar las voces jóvenes

Alba Mora, Agente de Igualdad

En la sociedad actual escuchar a la población adolescente se ha vuelto más crucial que nunca. Se enfrentan a una serie de desafíos únicos que merecen atención y comprensión. La importancia de darles voz y espacio para expresar sus preocupaciones, inquietudes y, especialmente, su sexualidad no puede subestimarse y por lo tanto, el colectivo de profesionales en el ámbito socioeducativo debe prestar la debida atención.

La etapa adolescente es un período de transformación tanto física como emocional. Los jóvenes se enfrentan a la búsqueda de su identidad, la presión social y las expectativas académicas. Escuchar sus voces les brinda la oportunidad de sentirse valorados y comprendidos, lo que puede mejorar su autoestima y bienestar mental. Además, proporciona información valiosa para diseñar políticas y programas que atiendan a sus necesidades de manera efectiva. La discusión abierta sobre la sexualidad es igualmente esencial. Los adolescentes necesitan información precisa y accesible para tomar decisiones informadas sobre su salud sexual.

Los profesionales son clave

Por otro lado, la colaboración entre profesionales del sector socioeducativo es clave para abordar adecuadamente los desafíos que esta etapa del desarrollo enfrenta. Los educadores, psicólogos,  trabajadores sociales y demás expertos tienen perspectivas únicas sobre las cuestiones que afectan a los jóvenes. Intercambiar experiencias y opiniones permite desarrollar enfoques más holísticos y eficaces para guiarlos en su desarrollo. 

Los profesionales pueden proporcionar información actualizada y basada en evidencia sobre temas críticos como la salud mental, las relaciones interpersonales y el uso de la tecnología. Además, al trabajar juntos, pueden identificar señales de alerta temprana y ofrecer intervenciones preventivas para problemas como el acoso escolar, la depresión y la adicción. 

Desde Luz Conocimiento, apostamos por el intercambio de experiencias entre profesionales que se dedican al ámbito socioeducativo con población adolescente, ya que gracias a nuestros proyectos para población adolescente, como por ejemplo “Salseos del buen trato”, comprobamos día a día la importancia de trabajar todas estas áreas y de la formación continua de profesionales.

En la Fundación Luz Casanova, trabajamos de manera transversal para prevenir la violencia de género en adolescentes, incidiendo en los chicos y en las chicas de entre 13 y 20 años, desde la educación afectivo sexual y las relaciones saludables de pareja, ofreciéndoles una formación en valores como la igualdad y el respeto, enfatizando en la resolución de conflictos, así como el análisis de los roles masculinos y femeninos.

Trabajamos con ellos y ellas para que se conviertan en agentes de cambio contra la violencia de género en diferentes ámbitos educativos y asociativos, capacitándoles para detectar situaciones de violencia entre sus iguales. También atendemos a adolescentes víctimas de violencia de género en el ámbito de la pareja, así como a sus familias, en una unidad de atención especializada de apoyo psicológico, social, educativo y jurídico dentro del programa “No te cortes” de la Comunidad de Madrid.